Make your own free website on Tripod.com

BIENVENIDOS A CAJAMARCA...

HISTORIA DE CAJAMARCA

INICIO
HISTORIA DE CAJAMARCA
LUGARES TURISTICOS
GASTRONOMIAY FOLKLORE
IGLESIAS IMPORTANTES
CARNAVALES

atahualpacuartodelrescate.jpg

La ciudad de Cajamarca, capital del departamento del mismo nombre, se ubica en el valle del río Mashcón, en la vertiente occidental de los Andes del norte. Su nombre, de origen quechua, significa "tierra fría". Es imposible referirse a ella sin mencionar su rica historia, su espléndida arquitectura y los pintorescos paisajes que la rodean, motivo de inspiración de renombrados pintores locales.

Los vestigios humanos más antiguos en esta región datan de hace unos 3000 años, cuando la zona recibió una fuerte influencia de la cultura Cupisnique y, posteriormente, de la Chavín. Desde los inicios de la era cristiana, Cajamarca estableció vínculos muy estrechos con las culturas de la costa norte. Hacia los siglos VI y VII d.C., recibió influencias de la cultura Wari (cuyo centro de desarrollo se hallaba en Ayacucho) y en s. XIII fue el centro de una confederación de reinos independientes que se extendía hasta el río Alto Marañón. Hacia 1450, y tras una fuerte resistencia, la región fue anexada al imperio incaico y Cajamarca pasó a ser un importante centro administrativo y un sitio de descanso de la realeza cuzqueña.

 

En el lugar donde hoy se levanta la plaza de armas, en 1532 el marqués Francisco Pizarro capturó al Inca Atahualpa, que había rehusado someterse a la Corona española y a la fe cristiana. A cambio de su liberación, el Inca ofreció llenar un recinto con oro, y dos veces con plata. Se dice que el volumen del rescate fue tal, que la fundición de los metales duró más de treinta días. A pesar de ello, nueve meses después de su captura los conquistadores condenaron al Inca a la pena del garrote. A partir de entonces, los españoles se asentaron en la ciudad y adaptaron su trazado incaico al diseño en cuadrícula o en [damero]. De la ciudad incaica de Cajamarca quedan pocos vestigios.

 

En los tiempos de la colonia, la economía de Cajamarca giraba en torno a la agricultura, la ganadería y la fabricación de prendas textiles (ahí se hacían por ejemplo, las lonas para los navíos que recorrían el Pacífico Sur). La ciudad alcanzó su apogeo en el s. XVII, con el descubrimiento y explotación de las minas de plata de Hualgayoc. Cajamarca conserva numerosas construcciones coloniales lo que le otorga un ambiente muy especial. Gracias a ello en 1986 fue declarada por la OEA Patrimonio Histórico y Cultural de las Américas.

 

Hoy en día Cajamarca es la ciudad más importante de la sierra norte peruana. Vive una época de crecimiento económico impulsado por el desarrollo de la minería aurífera, su tradicional ganado vacuno, la agricultura de secano (con el maíz como principal cultivo) y, más recientemente, el turismo.

 

petroglifos.jpg

ETAPA PRE-INCA

Vasija

Los primeros hombres que habitaron los Andes peruanos llegaron hace 20 mil años aproximadamente. Es difícil determinar en qué época llegaron los hombres a Cajamarca, el descubrimiento más antiguo para Cajamarca con una cronología entre los 5,000 a 7,500 a.c lo constituye el descubrimiento de un niño en posición fetal del cerro MaquiMaqui en la cueva No 6 constituido por un ajuar funerario con utensilios de piedra.

 

Trípode Ceremonial

Las muestra más importantes de arte rupestre las encontramos en Callacpuma en la carretera Baños de Inca -Llacanora donde se puede observar figuras de animales (llamas, venados), geométricas, etc. de color rojo indio, naranja y rojo bermellón, pero principalmente escenas de caza.

 

El formativo en Cajamarca estuvo comprendido según los arqueólogos japoneses por tres períodos: Huacaloma Temprano (1500 a.c y 1000 a.c.), Huacaloma Tardío (1000 a.c. y 500 a.c.), y Período Layzón (500 a.c y 200 a.c) etapas caraterizadas por la edificación de templos religiosos y en especial la construcción del canal de Cumbe Mayo.

 

Monolito Kuntur Wasi

Otros centros importantes del Formativo son Santa Apolonia, Pacopampa en Chota, Kuntur Wasi y Cerro Blanco en San Pablo.

 

La Secuencia al Formativo es "La Cultura Cajamarca" que se desarrolló en el valle interandino de Cajamarca desde Hualgayoc-Yanacancha hasta el río Crisnejas.

 

En su época de mayor apogeo se extendió más allá de sus límites geográficos, así tenemos por el Sur: Huamachuco y el callejón de Huaylas, por el Oeste: los valles de Moche, Jequetepeque, Saña, Lambayeque, por el Norte: Chota y Santa Cruz y por el Este: margen derecha del río Marañón. Este período dividido en cinco fases se caracterizó por su cerámica (decoración y el empleo del caolín), con formas de acuerdo a las fases, así tenemos copas, tazas, trípodes, técnica notable y única en toda América Precolombina. En arquitectura destacan la ciudadela de Collor y ventanillas de Otuzco y Combayo). La divinidad principal fue Catequil (rayo) y el idioma el "culle".

cajama1a.jpg

ETAPA INCAICA

 

Silla del Inca - Colina Santa Apolonia

La primera desarticulación cultural fue llevada a cabo por los incas, quienes a partir de 1465, aproximadamente, establecieron en Cajamarca una importante "cabeza de provincia" o centro regional de redistribución de productos y fuerza de trabajo. La conquista y anexión de los caxamarcas al Tahuantinsuyo fue obra del Inca Pachacútec y su general Cápac Yupanqui, es decir constituida en Huamani (provincia) y dividida en siete guarangas, cada una con numerosas pachacas o ayllus. Diversos grupos de mitimaes fueron trasladados a otros lugares del imperio. Cajamarca fue el centro textil más importante del Tahuantinsuyo.

 

CONQUISTA Y VIRREYNATO

Cuarto del Rescate

16 de noviembre de 1532, Cajamarca es escenario de uno de los episodios más importantes de la historia peruana y americana: la captura del Inca Atahualpa y el final del imperio del Tahuantinsuyo. Al producirse la conquista española las siete guarangas de Cajamarca fueron otorgadas como encomiendas a Melchor Verdugo, quien comenzó a explotar las minas de Chilete. Cajamarca fue el primer establecimiento andino que en términos occidentales de la época, correspondió al concepto de ciudad pero cuando la visitó Pedro Cieza de León en 1545, estaba arrasada y abandonada, y sólo unos pocos españoles vinieron a establecerse, pese a que como dice el cronista "Esta provincia es fertilísima".

 

 

Portada Colonial

En 1549 llegan los franciscanos, quienes bautizaron el pueblo con el nombre de San Antonio de Cajamarca. En 1564 se creó el corregimiento que comprendía las provincias de Huambos, Cajamarca y Huamachuco. Hacia 1574 se fundó el primer obraje, propiedad de doña Jordana Mejía, viuda del encomendero Melchor Verdugo.
Al iniciarse el siglo XVII comienza una etapa de crecimiento económico y demográfico, sustentado en el desarrollo agrícola y ganadero, especialmente en la cría de ovejas que abastecieron la lana de los obrajes, cuya producción fue la más significativa. Cajamarca como en la época de los Incas se convirtió en el núcleo textil más importante del virreynato. A mediados del mismo siglo se consolida la propiedad rural; proliferan las estancias y surge el latifundismo, tanto por el sistema de la compra-venta como por el sistema del despojo de las tierras de las comunidades indígenas. Poco después comienza la edificación de las iglesias y las casonas de los grandes hacendados.

 

En 1772 se descubrieron las minas de plata de Hualgayoc, hecho que va a producir enorme transformación en la economía regional al supeditar la producción agraria y la obrajera a la explotación de las minas. Los agricultores cajamarquinos deslumbrados con la posibilidad de enriquecerse , abandonan sus estancias y los hacendados sus obrajes, haciendas y ganados para volcarse a Hualgayoc convirtiéndola -pese a su clima y duras condiciones de vida- en una desordenada y desenfrenada concentración humana; mineros azogueros, comerciantes y aventureros de toda calaña se trasladaron allí de todas partes del virreynato.

Cucharas Ceremoniales

En 1782 la provincia constituida en partidos tenía una población de 7835 españoles, 22 299 mestizos y 29 692 indígenas. Se acrecentó la población española y Cajamarca se amestizó considerablemente. El auge de Hualgayoc duró hasta fines del siglo XVIII, cuando comenzaron a agotarse las vetas.

En 1802, la villa fue elevada al rango de ciudad, dotándole de escudo nobiliario, hecho que no tuvo efecto alguno en su franca decadencia.

cajamarca2a.jpg

ceramicaw.jpg

EN LA REPUBLICA

El 6 de enero de 1821, seis meses antes de que San Martín lo hiciera en Lima, Cajamarca juró su independencia. Sin que se produjeran cambios sustanciales en las estructuras sociales ni en el orden económico con el advenimiento de la República, la desorganización del estado peruano, los cupos de guerra y la pobreza general del país, empeoraron la situación de Cajamarca, empezando a sumirla en el letargo y el estancamiento que caracterizarían en adelante, salvo unas poco significativas oscilaciones, la vida social y económica de la región. No obstante con el establecimiento del colegio San Ramón (1831) y debido a su influencia, se produce un movimiento intelectual, cuyos resultados fueron entre otros, el establecimiento de la primera imprenta, la aparición de los primeros periódicos:

Iglesia la Catedral - Interior

El Volcán Termal y La Aurora (1848) y la fundación de un centro educativo para mujeres. Cajamarca obtiene la categoría de departamento por decreto del 11 de febrero de 1855, confirmado por ley del 30 de setiembre de 1862.

 

La guerra con Chile tuvo profunda repercusión en la vida social y económica. Luego de su derrota en San Pablo (13 de julio de 1882), los chilenos en feroz represalia arrasaron muchos pueblos y haciendas, destruyendo la Iglesia de La Merced y como todo el país, Cajamarca sufrió las consecuencias que dejó la guerra.

 

Aunque siempre en una situación deprimida, Cajamarca experimentó un ligero repunte económico. La ley de protección de minería de 1890, la expansión, tecnificación y desarrollo de las haciendas azucareras de la costa que necesitaban abastecerse de brazos y productos de la región , la fiebre del caucho que activó cierto movimiento comercial hacia la selva a través de Cajamarca y Chachapoyas; el establecimiento de la casa "Fuerte" Hilbck Kuntzte que comenzó a comercializar lana, trigo y minerales hacia Europa desde Pacasmayo, la carretera a Chilete fueron -entre otros- factores que activaron la economía regional que después se vio favorecida por el aumento de los precios que tuvieron las exportaciones. El paso del tiempo no ha modificado la ciudad que mantiene sus calles

Monasterio

trazadas como un damero . Tiene gran número de casas coloniales que han sido convertidas en restaurantes y hoteles muy atractivos por sus pórticos y piedras labradas.

 

Las casonas, junto con las edificaciones de tipo religioso de mediados del siglo XVII, representan una valiosa parte del patrimonio cultural y turístico, la afluencia de turistas es reducida por la falta de promoción. A pesar de ello, la celebración del carnaval cajamarquino sigue congregando a propios y extraños en una de las más concurridas y alegres fiestas de todo el territorio nacional.